Hoy os presento un interesante ensayo de Justin Alexander en su web the alexandrian, donde revisita otro ensayo que creó en 2011 sobre cómo jugar partidas con mas personas, compartirlo con mas gente, y crear mas experiencias memorables cambiando el modo en que nos acercamos a los juegos de rol. Éste nuevo ensayo lo escribió en agosto de éste mismo año, y ha almacenado toda la información y vivencias que ha tenido durante éstos cinco años en un mejor ensayo sobre cómo llevar a cabo ésto de “abrir las mesas de juego”. Espero que, como está siendo para mi, abra vuestra mente a nuevos modos de jugar. Como quiero introducir nuevos elementos, sobre todo en las próximas entradas, veo necesaria un uso diferente de estilo. Así que, cuando el texto sea mio, será en itálica. Cuando sea del autor, será normal.


                                                                  Jugar a Atrapar la Pelota

Imagína que nunca has escuchado nada sobre el béisbol y alguien te dice “Hey ¿Quieres entrar en un equipo de béisbol?

“Pero ¿Qué implica eso?” preguntas.

“Bueno, practicaremos 3 horas los Miercoles por la tarde y tenemos partido cada Sábado por la noche durante los siguientes 7 meses”.

Estarás conmigo en que tienes que tener mucha curiosidad o algo externo que te impulse para aceptar la oferta de este muchacho ¿No? Y si te comprometieras, entonces la calidad de ese equipo de béisbol sería, probablemente, algo muy importante, y para meter a alguien nuevo, tendrías que estar muy convencido de que esa persona se va a convertir en un buen jugador de béisbol, ¿Verdad? Además, estás reservando tanto tiempo a ello que te sería difícil comprometerte a jugar en dos equipos de béisbol diferentes, así que en cierto momento solo jugarías béisbol con los chicos de tu equipo y dejarías de invitar a otros a jugar contigo porque no tienes tiempo.

Si este fuese el único modo en el que la gente pudiese empezar a jugar a béisbol, sería muy fácil entender por qué no tendrías un montón de jugadores.

Claro que así no es como empieza la gente a jugar a béisbol. La mayoría empiezan jugando cuando alguien dice, “¿Hey, quieres jugar a atrapar la pelota?” Y jugar a atrapar la pelota es fácil. Lanzas una pelota y el otro la trata de atrapar con la mano. Luego te toca a ti. Y si te aburres, puedes bajar la pelota y hacer otra cosa. No hay compromiso, así que la gente será mas propensa a intentarlo (e invitar a otros a probarlo con ellos). Algunas personas, sin embargo, nunca volverán a coger la bola. Pero muchas personas descubrirán que les gusta lanzar la bola, y algunas de éstas se encontrarán en la tesitura de acabar aceptando el comprometer 300 horas al año para participar en las ligas amateur de béisbol.

                                                                La Mesa Dedicada

Cuando estamos hablando de juegos de rol, el equivalente a la liga de béisbol amateur es lo que voy a llamar la mesa dedicada. No es mas que el modo en el que la mayoría de personas juegan a RPGs hoy: Tienen un grupo regular de 5 o 6 personas con quienes planean juntarse con cierta periodicidad durante unas 10, 20 o mas sesiones de 4-8 horas.

Cuando acordamos entrar a una campaña como ésta, estás haciendo un compromiso de, como mínimo, 80 horas o mas repartidas en varios meses o años de tu vida. No poder estar en varias sesiones seguidas por norma es mal visto, ya que perder a un jugador (y, por tanto, a su personaje) puede ser muy disruptivo para la continuidad estrechamente centrada en los personajes de la campaña moderna.

Y ese nivel de compromiso puede resultar en cosas realmente increíbles. El pasado año, por ejemplo, dirigí la campaña Eternal Lies para el Rastro de Cthulhu: Jugamos durante 95 horas distribuidas en 22 sesiones, y esa cantidad de tiempo nos permitió explorar un escenario interesnate y profundo mientras creábamos personajes únicos que cambiaban y crecían con el tiempo. También tengo una campaña de D&D que he estado dirigiendo como una mesa dedicada desde 2007 y, una vez mas, el compromiso de tiempo y dedicación desbloquea opciones creativas que no podrían haber sido posibles de otro modo. (Igual que sucede con un equipo de béisbol que practican juntos de manera regular, que se van a volver mas habilidosos en su juego en equipo que un equipo que se acaba de juntar y juega una tarde).

Pero éste modo de juego tiene un precio. Parte del precio a pagar puede ser personal: Seguro que te has encontrado con personas que te dicen que ya no pueden jugar RPGs porque no tienen el tiempo suficiente que requiere ese compromiso. Otra parte de ese precio a pagar viene de la increíble dificultad de invitar a nuevos jugadores a entrar en tu partida (sobre todo si son completamente nuevos en los juegos de rol, porque no hay modo de saber si les gustará la partida y el rol lo suficiente como para llevar a cabo el compromiso que les estás pidiendo que hagan).

Ésto nos lleva a que, directamente, hayan personas que crean que éste es un precio a pagar que debe ser pagado para jugar a un RPG, y si no puedes comprometerte, se concluye que no puedes seguir jugando a RPGs.

Pero existe otra opción.

                                                                  La Mesa Abierta

Una campaña de mesa abierta está estructurada de modo que puedas jugar con poca o ninguna preparación. Ésto hace que el juego funcione como el juego de atrapar la pelota: Puedes empezar de manera rápida como parte de una actividad social. Esto también permite abrir tu mesa de juego: En vez de tener un conjunto regular de jugadores por cada sesión, el GM puede hacer una invitación abierta a todo el mundo que participa (o está interesad@) en la campaña. Las mismas estructuras que hacen a un juego jugable de manera rápida, también permiten dirigirse del mismo modo para cualquier número de jugadores que aparecen en una sesión determinada.

Esto es increible.

Es increible porque nunca mas tendrás que preocuparte con hacer un calendario estricto. ¿Te gustaría jugar el Martes? Envía un e-mail diciendo “Jugamos el Martes. ¿Quien quiere venirse?” y ya está. ¿Has quedado con unos amigos y no se te ocurre qué hacer? Normalmente nunca dirías de jugar a un JDR porque hay que tener un tiempo de preparación; pero con una mesa abierta siempre puedes coger y empezar a jugar en ese momento.


También permite invitar a nuevos jugadores de manera muy sencilla. Incluso si solo juegan una vez, pueden tener una experiencia genial sin causar ninguna disrupción a la “continuidad”. Con el paso de los años he escuchado a muchas personas decir que no pueden hacer funcionar una mesa abierta porque no conocen a tantos jugadores. Pero cuando tienes una mesa abierta, te asombrará ver cómo de rápido puedes acabar con mas jugadores de los que conocías antes. Para mi primera mesa abierta empecé con una lista dse e-mail de 8 o 9 jugadores. En un par de meses esa lista ha crecido a mas de 30. Hoy, tengo a mas de 60 personas en mi reserva de jugadores activos. Y eso es solo posible porque la mesa abierta hace que el reclutamiento de nuevos jugadores sea muy fácil

Ésto es también una de las razones por las que una mesa abierta puede ser genial incluso si prefieres una campaña enfocada e intensa como las campañas dedicadas: La mesa abierta es la manera de encontrar a esos jugadores entusiastas que hacen posibles las campañas dedicadas. ¿Esa campaña genial de Eternal Lies que dirigí el año pasado? Primero había jugado con muchos de sus participantes en mi mesa abierta. Y cuando necesité un jugador para reemplazar a un jugador de mi campaña de D&D, sabía exactamente donde encontrarlo, porque durante meses había estado demostrándome ser el jugador perfecto para esa campaña en mi mesa abierta.

Con una mesa abierta puedo jugar con mas gente. Puedo jugar de manera mas frecuente. Puedo usarlo como una incubadora con la que probar nuevas ideas en un ambiente de bajo riesgo. Mejora todas mis habilidades y partidas.

Si amas los juegos de rol, creo que te debes a tí mismo el abrir una mesa abierta.

También es genial para el hobby y la industria. Éste tipo de formato abierto que hace fácil compartir algo que amas con otra gente es cómo las actividades se vuelven masivas. Puedes verlo con el boom de los juegos de mesa: Cuando juegas un juego que te gusta, juegas con otras personas. Entonces, esas personas compran sus propias copias y lo comparten con mas gente, que también terminan comprando copias.

Cuando se juegan como campañas dedicadas, los RPGs no se expanden así. Pero ese no es siempre el caso. Cuando se creó D&D, el juego estaba diseñado para la mesa abierta. Y, de hecho, éstos valores de mesa abierta han resistido y aguantado durante el tiempo (Lo cual, francamente, no creo que fuese coincidencia).

La primera estructura fue la Megadungeon: Tomó forma en el Castillo Blackmoor de Dave Arneson. Gygax lo copió para el Castillo Greyhawk. Y la gran mayoría de los primeros DM, siguiendo las guías dispuestas en los primeros manuales de D&D, crearon sus propias megadungeons.

Y la campaña de megadungeon llevaba a la mesa abierta: A la dungeon no le importaba quién entraba cada semana, y por tanto cada expedición en la mazmorra era perfectamente capaz de admitir a diferentes jugadores y personajes. Arneson y Gygax hablaban sobre el hecho de que una campaña típica llevaría entre cincuenta o mas jugadores, y sus campañas (y los primeros manuales) daban opciones para jugar que proveían de ricas dinámicas para que éstas enormes bases de jugadores pudieran ser posibles de dirigir en campañas abiertas.

La megadungeon, sin embargo, no es lo único que se puede crear en una mesa abierta. En la próxima entrada daremos un paso atrás, y hablaremos sobre lo que se necesita para construir mesas abiertas exitosas. Mientras tanto, solo queda deciros que ésta entrada y las que vienen me han hecho plantear mi modo de dirigir, y que se viene un proyecto relacionado con una mesa abierta… ¡Solo esperad!


Bibliografía.

The Alexandrian: Open Table Manifesto, por Justin Alexander. Extraído el 12/10/16, en: http://thealexandrian.net/wordpress/38643/roleplaying-games/open-table-manifesto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: