Es importante entender los diferentes aspectos de nuestras mentes para reconocer el papel que ocupan en los juegos.

mental-illness-art-a3ce9bb6a9a7cdbc1

Modelado

La realidad es increíblemente compleja. El único modo en el que nuestros cerebros  son capaces de seguir adelante es simplificando la realidad de modo que le podamos dar algún sentido. Por tanto, nuestras mentes no trabajan con la realidad, sino con modelos de realidad. Normalmente no nos enteramos de ésto – el modelado toma lugar en el subconsciente. La conciencia es una ilusión de que nuestras experiencias son realidad, cuando realmente son simulaciones imperfectas de algo que nunca entenderemos por completo. Es una muy buena ilusión, pero a veces falla.

La realidad está llena de aspectos que no son parte de nuestro modelado diario. Por ejemplo, nuestra comida, nuestros cuerpos y nuestros hogares están llenos de bacterias microscópicas. Muchas son unicelulares, pero otras, como el Demodex follicularum, que vive en nuestras pestañas y poros, son lo suficientemente grandes (como 0.4 mm) para ser vistos por el ojo humano. Éstas pequeñas criaturas están por todos lados, pero por norma no forman parte de nuestros modelos mentales, porque no necesitamos saber de ellos.

Los magos nos sorprenden tomando ventaja de nuestros modelos mentales y rompiéndolos. En nuestro cerebro, esos modelos son la realidad, así que sentimos que estamos viendo a alguien hacer lo imposible. El sonido de sorpresa que llega de una audiencia al final de un truco de magia es el sonido de sus modelos mentales siendo quebrados. Solo a través de nuestra mente consciente que volvemos a darle una vuelta y pensar que los magos no tienen poderes sobrenaturales.

Nuestro cerebro hace un enorme trabajo simplificando la realidad en modelos mentales que puedan ser fácilmente almacenados, considerados y manipulados.  Y no es sólo el caso de los objetos visuales. También es el caso de las relaciones humanas, la evaluación riesgo-recompensa y la toma de decisiones. Nuestras mentes observan una situación compleja e intentan simplificarla a un conjunto de reglas y relaciones que podamos manipular.

Como diseñadores de juegos, nos importan mucho estos modelos porque los juegos, con sus reglas simples, son modelos predigeridos que podemos manipular y absorber con facilidad. Es por ello que es relajante jugar – son mucho menos esfuerzo para nuestro cerebro que el mundo real. Son muy diferentes a éste, donde tienes que trabajar mucho para descubrir cuales son las reglas del juego, y entonces trabajar incluso más para lograr cumplirlas, sin estar nunca seguro de si estamos haciendo lo correcto. Y es por eso que los juegos pueden, a veces, ser un entrenamiento inestimable para el mundo real. Los juegos nos permiten practicar experimentando con modelos mas simples, de modo que podemos ir aumentando la complejidad hasta llegar a modelos similares a los del mundo real. De ese modo seremos competentes al tratar con ellos cuando estemos preparados.

Lo que cabe resaltar y hay que entender es que  todo lo que experimentamos y pensamos es un modelo – no es la realidad. La realidad está mas allá de nuestro entendimiento y comprensión. Todo lo que podemos entender es nuestro pequeño modelo de realidad. A veces, éste modelo se rompe, y tenemos que repararlo. La realidad que experimentamos es solo una ilusión, pero ésta ilusión es la única realidad que conoceremos. Como diseñadores, si podemos entender y controlar cómo se forma esa ilusión en la mente de los jugadores, crearemos experiencias que se pese a ser fantasía se sientan tan inmersivas como la propia realidad.

Empatía

Como seres humanos, tenemos una capacidad increíble de proyectarnos y ponernos en la piel de otros. Cuando hacemos esto, pensamos lo que piensa el otro, y sentimos lo que esa persona siente, al menos lo mejor que somos capaces. Es una capacidad que tenemos todos, y forma parte integral de la experiencia de juego.

Hay un ejercicio interesante de teatro donde un grupo de actores se divide en dos grupos. En el primer grupo, cada actor elige una emoción (felicidad, tristeza, rabia, etc.), y todos salen al escenario, intentando proyectar su emoción elegida a través de la actitud, el caminar y la expresión facial. El segundo grupo no escoge una emoción. Simplemente caminan alrededor del primer grupo, tratando establecer contacto visual con los otros. La primera vez que intentan esto,  los actores del segundo grupo se descubren haciendo algo impactante – siempre que hacen contacto visual con alguien que proyecta una emoción, reciben la emoción, y hacen la misma expresión facial, sin desearlo conscientemente.

 

article-0-14d3f3d2000005dc-206_634x373

Ésto ejemplifica cómo de fuerte es el poder de nuestra empatía. Sin siquiera intentarlo, nos volvemos otras personas. Cuando vemos a alguien que es feliz, podemos sentir su alegría como si fuera nuestra. Cuando vemos a alguien que está triste, podemos sentir su dolor. Los artistas usan éste poder para hacernos sentir que somos parte de un mundo que ellos están creando. Es increíble cómo podemos usar nuestra empatía con otra persona en un abrir y cerrar de ojos. Podemos empatizar, incluso, con los animales.

¿Os habéis dado cuenta de que los perros tienen una expresión facial mucho mas rica que otros animales? Expresan emociones con sus ojos de manera semejante a como lo hacemos nosotros. Los lobos no se quedaban ni cerca del rango de expresiones faciales de los perros. Éstos parecen haber evolucionado esta capacidad como una forma de supervivencia. Los que pueden transmitir adecuadamente, capturan nuestra empatía, y entonces, sintiendo lo que sienten, es mas probable que queramos cuidarlos.

Por supuesto, el cerebro hace esto usando sus modelos mentales – en realidad, estamos empatizando, no con personas o animales reales, sino con nuestros modelos mentales sobre éstos – lo cual implica que nos pueden engañar con facilidad. Podemos sentir emoción cuando no hay ninguna. Una fotografía, una pintura, o un personaje de videojuego pueden capturar nuestra empatía. Los cineastas entienden esto, y nos hacen utilizar la empatía con distintos personajes, manipulando nuestros sentimientos y emociones. La próxima vez que veas la televisión, presta atención sobre dónde está siendo activada tu capacidad empática y por qué.

Como diseñadores de juegos, haremos uso de ésta capacidad del mismo modo que los novelistas, artistas gráficos o cineastas, pero también tendremos nuestro propio conjunto de interacciones empáticas. Los juegos tienen al menos una parte de resolución de problemas, y la empatía es un método útil para ésto. Si me puedo imaginar en el lugar de otro, puedo tomar mejores decisiones sobre qué puede hacer esa persona para solucionar un determinado problema. Además, en los juegos, no solo proyectamos nuestros sentimientos a un personaje, sino que proyectamos nuestra capacidad de toma de decisiones en éste, y podemos convertirnos en esos personajes de un modo que no es posible en los medios no interactivos.


En la entrada de mañana, veremos la Imaginación y algunas claves para trabajar con la Motivación y el Juicio, derivados de estas cuatro capacidades mentales. ¡Pasad un martes genial!

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s